Rondador

El rondador es un tipo de zampoña típica del Ecuador. Se fabrica con cañas de carrizo y también, más restringidamente, con cañones de plumas de cóndor.

Este instrumento está compuesto por un conjunto ordenado de canutos que se disponen uno junto al otro, unidos y presionados con la ayuda de varitas abrazadoras tanto en la parte superior como en la inferior y con dirección convergente; estas varitas son del mismo material del instrumento. Los canutos se encuentran distribuidos en orden descendente (escalonados), yendo del más largo al más corto.

 

Posee un sonido muy cristalino que lo hace muy característico. Este alterna dos escalas pentatónicas, de tal manera que el intérprete puede tocar más de una nota por vez. Suele utilizarse para ejecutar sanjuanitos. 

 

La afinación es lo que lo hace más particular a este instrumento, comienza con dos o tres notas que suelen ser el Sol y el La seguidas de una escala pentatónica Do, Re, Fa, Sol y La pero después de cada nota de esta escala va intercalada una tercera menor, Esta peculiaridad hace que tocando dos tubos a las vez produzca un sonido peculiar, que imita al canto de los pájaros.

 

Para su construcción el carrizo se extrae fresco y se lo deja secar por algún tiempo; posteriormente se cortan los canutos y se procede a dar forma al rondador mediante un proceso que no está exento de conocimiento y precisión. Muchos pueblos rurales de la región interandina usan el añojo instrumento que al dejar escapar sus notas dulzonas sirve para el pastoreo e incluso para animar fiestas familiares.