La Casa - Taller MLO

La Casa - Taller Museo de Luthería y Organología (MLO) es un espacio dedicado a la creación, transmisión de conocimientos, difusión y puesta en valor del oficio de Luthería y los instrumentos musicales chilenos y latinoamericanos. 

 

Es un pequeño espacio de Arte - vida.



La Casa - Taller MLO alberga la colección de Instrumentos Musicales que crea y recrea el Maestro Luthier, Roberto Hernández Céspedes, y otros utensilios sonoros que la familia ha colectado en distintas visitas a lugares de Chile y Latinoamérica.

 

En la Casa - Taller MLO se reúnen permanentemente músicos(as), investigadores(as), Luthiers y aprendices de Luthería.

La Casa – Taller MLO posee espacios de taller, con instrumental específico de Luthería para trabajo, estudio y exhibición. Su colección de más de 50 instrumentos musicales, algunos en exhibición y otros en bodega, se encuentran a disposición para su estudio y pruebas sonoras, a públicos que lo solicitan con dichos fines. También son facilitados para el desarrollo de talleres, en alianza con otras instituciones. 

 

Desde el año 2015 comienza a realizar exposiciones itinerantes y temáticas en diversos espacios culturales, para compartir estos saberes y su colección con las comunidades.

 

Mediante diversos proyectos, la Casa - Taller MLO ha trasladado su colección a espacios externos, para el acceso de las comunidades. El Museo de Luthería y Organología ha realizado exposiciones itinerantes gratuitas en lugares como el Museo de Arte y artesanía de Linares, Galería Bicentenario del Teatro Municipal de Maipú, Galería de Artes Visuales del Centro Cultural de San Antonio, Sala de Exhibición del Centro Cultural de Cerrillos y Sala Zócalo de la Biblioteca de Santiago.

 

Durante el año 2020 implementará la Primera Biblioteca Temática de Luthería, con una colección de 60 títulos sobre Música, Luthería y Organología.

 

UN PARADIGMA MUSEOGRÁFICO DE ARTE VIDA,

A LO VIOLETA PARRA 

 

Violeta Parra desarrolló un proyecto de Arte Popular durante toda su vida, y a través de sus distintas facetas artísticas. De forma natural, aportó con una experiencia en la que su vida personal y labor creativa estaban profunda y  necesariamente fundidas, tanto por su condición de obrera del arte, con limitados recursos económicos, como por la simbiosis que provocó que toda su familia se vinculara espontáneamente en el quehacer artístico, lo que les permitió primero subsistir, y luego, desarrollar  plenamente su humanidad.

Particularmente, sus experiencias museográficas se desarrollaron contestando los cánones tradicionales de la institución museal, concepción que asume el espacio expositivo como lugar donde las obras se disponen como objetos para la mera contemplación estética, "protegidos" de la humanidad. Por el contrario, para Violeta Parra lo más importante se produce en "la magia del contacto", es decir, en la relación viva y significante entre artista - obra - público.

 

No es extraño que Violeta "habitase" literal y poéticamente los recintos en que desarrolló sus exposiciones, incluso en Europa, donde solicitó a los encargados de Museos ocupar espacios en el mismo recinto como casa temporal, para  facilitar su proyecto de vida y artístico. Así, Violeta entonaba cantos a lo humano y lo divino, bailaba cuecas, daba entrevistas, cocinaba, cuidaba a los(as) hijos(as), amasaba figuras de yeso, pintaba o bordaba en la misma sala de exposiciones.

 

En el año 1958, Violeta Parra fue precursora de un Museo Nacional del Arte Folclórico Chileno, instalado en una casona donde funcionaba el Instituto de Artes de la Universidad de Concepción, lugar donde la creadora se trasladó para vivir temporalmente junto a sus hijos Carmen Luisa y Ángel. En esta casa - museo, Violeta desarrolló una exposición de instrumentos musicales (arpas, guitarrones antiguos, charangos, panderetas, kultrunes),  gramófonos, vestimentas, entre otros objetos representativos de la cultura popular chilena.

 

Esta misma experiencia replicaría en su Carpa de la Reina, un espacio autogestionado  que Violeta Parra diseñó como Centro Popular del Folclore.

En la Casa - Taller MLO, nos identificamos profundamente con la experiencia de Arte - Vida que consolidó Violeta, cantora popular, gestora cultural  e investigadora innata del folclore, que se dedicó al estudio, ejecución y difusión de Instrumentos Musicales chilenos y latinoamericanos. 

 

 

Proponemos, entonces, una Casa - Taller - Museo de Luthería y Organología abierto a las personas. A través de nuestras distintas actividades itinerantes, proyectamos amplificar este acervo cultural, para que los ecos de los diferentes  Instrumentos Musicales chilenos y latinoamericanos puedan ser oídos por más comunidades, y se difunda y valore su relevante presencia sonora en las culturas.

 

¿Te interesa la Casa - Taller MLO? 

Coordina una visita aquí

EQUIPO DIRECTIVO

Daniela Paz Poblete Gómez
DIRECTORA
Licenciada en Educación
Egresada Magíster en Musicología Latinoamericana
Diplomada en Curaduría
Estudiante de Magíster en Teoría e Historia del Arte
Roberto Hernández Céspedes
ENCARGADO TALLER - ESCUELA
Licenciado en Educación
Maestro Artesano Luthier
Sello de Excelencia a la Artesanía Chile
Sello de Excelencia a la Artesanía UNESCO
2° Lugar Medalla CIDAP a la Creación Artesanal Internacional
PRESENTACIÓN
CASA - TALLER
Museo de Luthería y Organología
Sin%20t%C3%ADtulo_edited.jpg
Descarga el documento
PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA
Museo de Luthería y Organología 2020 - 2024
Sin%20t%C3%ADtulo_edited.jpg
Descarga el documento
Sin%20t%C3%ADtulo_edited.jpg
Descarga el documento
ESTADÍSTICAS DEPÚBLICOS
Museo de Luthería y Organología 2015 - 2019

Maipú

Santiago

Chile

TIMBRE ARTE Y OFICIO TRANSPARENTE BLANCO

 

 

 

 

© MUSEO DE LUTHERÍA Y ORGANOLOGÍA

descarga (1).png