Cuatro Venezolano

El estudio en base a los antecedentes registrados sobre el cuatro venezolano señalan que los primeros ejemplares de estos instrumentos poseían una forma ovoidal y cuadrada, tal como se representan en grabados iraníes y cretenses, y en los encontrados en Egipto en el año 3.000 A.C. Sin embargo, historiadores y musicólogos coinciden en que el origen más claro data en el siglo XVI durante el renacimiento, evolucionando de la guitarra renacentista, la cual se describe como un instrumento pequeño con cuatro órdenes de cuerdas, mástil y caja de resonancia.

Con el paso del tiempo desapareció la guitarra renacentista y resiste la vihuela de mano, un instrumento muy similar visto desde la organología, esta vihuela de mano fue utilizada casi exclusivamente en la península ibérica rica (España y Portugal) en coexistencia con el laúd.

 

Las principales fuentes usadas en la investigación fueron los inventarios de los instrumentos de las casas reales españolas, las nóminas de los músicos, los inventarios de las embarcaciones con destino al continente americano y los testimonios de los personajes de la época. 

 

En este contexto, el hecho histórico que determina el origen del cuatro venezolano resalta la llegada del galeón andaluz de San Andrés procedente de Sevilla en 1529 a la ciudad de Nueva Cádiz, ubicada al noreste de Venezuela.

 

El cuatro venezolano en su versión actual tiene la misma afinación que la vihuela de cuatro órdenes, con una única variante, que su afinación procede por intervalos de cuartas y un intervalo de tercera mayor al igual que la guitarra.

 

Se puede decir que este instrumento conserva su timbre particular pero evoluciona en los siguientes elementos: abandona el uso de los órdenes dobles reemplazándolos por órdenes simples, sustituyendo los trastes de cuerdas por trastes de metal, al cuatro tradicional se han añadido cuatro trastes, más de diez que tenía la guitarra renacentista y la vihuela de mano, al cuatro de concierto de ejecución polifónica o mixta se han añadido siete trastes más, lo que implica que cuenta con diecisiete. Las maderas de preferencia para la fabricación de su diapasón son el cedro y el pino, su media tapa se construye con maderas preciosas para evitar que sean ralladas por el roce de las uñas.