Trompe
IMG-8373.jpg
IMG-8375.jpg

El trompe es un bombirimbao heteroglota que consiste en una pequeña lamina de acero adherida por un extremo a un marquito metálico. La lámina metálica es denominada por los mapuches chuenel-trompe. Es un instrumento introducido, y hasta hoy se encuentra habitualmente en los mercados de instrumentos europeos.

 

Los trompes se construyen en distintos tamaños y lo más comunes son en dos tipos: o muy pequeños, entre 30 x 19 y 45 x 33cm, alcanzando hasta 64 x 52, y otro tipo mucho más grande, de alrededor de 118 x 75 cm.

 

Los trompes pequeños son los más habituales y tienen una laminilla más delgada, estrecha y chica que los de fabricación industrial que venden en el mercado de Temuco. Las formas son todas un poco diferentes, sugiriendo que fueron hechos por distintos plateros, algunos muy bien confeccionados, con una elegante curva, otras de formas más cercanas a una T. los trompes grandes que he observado tienen forma de pera, la lámina es más ancha y gruesa y, por supuesto, mucho más larga.

 

Este instrumento es frágil, ya que su lengüeta es delicada y fácil de engancharse. Bien cuidado puede durar mucho. Normalmente se le hace un soporte armazón de madera para guardarlo.

 

Para usarlo se apoya el marquito contra los dientes y se puntea la laminita con los dedos. La vibración de la lámina es amplificada por la cavidad bucal que hace las veces de caja de resonancia, y así es posible modular los sonidos con la boca obteniendo una escala armónica. “los tres dedos sujetan firme y uno separa los dientes, para que la boca de uno haga como caja de resonancia… la lengua va bajando hacia abajo… yo le digo a la gente “frunzan bien los dientes”, que se junten y así si le va chocando, tiene que abrirlo un poquitito más, hasta que pase de largo el lado adentro, y ahí le dan el sonido altiro, y así lo hacen y salen tocando altiro. Apoyado a la boca, los labios y solamente tocando un solo dedo… apretadito al labio para que no juegue porque si no… no suena mucho, no tan solo con el labio sino que topado al diente… entonces el instrumento suena claro, no suena tan apagado.

 

Los trompes pequeños producen un sonido muy suave, más suave, más agudo, con más armónicos que la fabricación industrial. Los trompes grandes tienen propiedades sonoras menos definidas; el sonido es más apagado, la resonancia de la boca no coincide sino con muy pocos armónicos, y se produce un espectro sonoro muy reducido. El sonido depende de la boca, de su tamaño y de la variación de tamaño producido con el movimiento y posición de la lengua. Los labios no inciden